¿QUÉ SON LOS ARQUETIPOS?


El arquetipo, del griego arjetipon, modelo original, es un patrón emocional y de conducta; un ideal que forma parte del inconsciente colectivo, una suerte de herencia cultural y social que se encuentra en nuestra estructura cerebral y que influirá en la forma de ser de cada individuo. Arquetipo es el modelo primario de cualquier manifestación en la realidad. Esto vendría a significar que las personas, pese a las infinitas singularidades, somos poco originales en nuestras conductas y éstas responden esencialmente a estos moldes primigenios llamados arquetipos.
Al sumergirnos en el vasto terreno del autoconocimiento, los arquetipos pueden convertirse en una herramienta de gran ayuda, bien para detectar la influencia de arquetipos disfuncionales en nuestro comportamiento, o bien para utilizar aquellos que son funcionales como fuente de inspiración.
Detectar que estamos siendo dominados por un arquetipo disfuncional, como podría ser La Víctima, nos hace conscientes de aquellos patrones emocionales, de pensamiento o de conducta que de algún modo nos están limitando o generando sufrimiento, y así poder iniciar el proceso de cambio; nos invita a rastrear su significado a través de nuestro pasado, el de nuestra familia o el de la entera humanidad. Con este proceso estamos arrojando luz sobre La Sombra, término utilizado por el psiquiatra suizo Carl Gustav Jung para designar todo lo inconsciente de la personalidad, aquellos rasgos y actitudes que el yo consciente rechaza, reprime o no considera como propios, pero que en gran medida están condicionando nuestra vida y nuestras relaciones. La sombra podría asemejarse a una mochila que llevamos a nuestras espaldas en la que guardamos desahuciados aquellos rasgos que tal vez mostramos en nuestra infancia y nuestros mayores o la sociedad nos reprendió. Decidimos no mostrarlos más para poder ser aceptados socialmente, pero desde la sombra están determinando nuestras vidas. El arquetipo disfuncional en ocasiones aparecerá como ese aspecto sombrío que, una vez alumbrado por la luz de nuestra consciencia, reconocido, abrazado, como una parte más de nosotros y del ser humano, deja de ser un dictador por el que somos dominados inconscientemente para convertirse en un gran aliado en nuestro camino hacia la transformación.
"Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad". (C. G. Jung)
Es esta reconciliación con la sombra una labor fundamental en el proceso de individuación, término que emplea C.G. Jung para referirse a llegar a ser uno Mismo, mismación o autorrealización.

Por otra parte, los arquetipos funcionales, como pueden ser El Bienhechor, La Madre Tierra o El Inocente, nos inspiran para el despertar en nosostros mismos de las cualidades y atributos que representan.
Dentro de nosotros tenemos el potencial para desarrollar todos los arquetipos, pues forman parte de la psique humana. Aunque unos puedan aparecer como dominantes, si nos mantenemos alerta, observaremos cómo en las distintas situaciones y momentos vitales se manifiestan en nosotros distintos roles.  Tal vez nuestra Víctima aflore en las relaciones sentimentales, nuestro Guerrero en el puesto de trabajo o nuestro Mártir en el ámbito familiar.
Los arquetipos aparecen como una herramienta de crecimiento personal a nuestra disposición, que pueden aportarnos grandes dones y lecciones, y nunca deberán ser usados como arma arrojadiza para establecer juicios o manipulaciones. Los arquetipos son recursos de ayuda, y nunca de censura; honremos el proceso personal y ajeno con sumo respeto.
Tampoco deberemos encasillarnos a nosotros mismos ni a los demás en un arquetipo, ya sea funcional o disfuncional, pues somos seres cambiantes en un mundo en constante movimiento y evolución, y los arquetipos se mueven en nuestra psique con el mismo dinamismo.
En los siguientes posts expondré distintas figuras arquetípicas, las cualidades para su comprensión con ejemplos, cómo superarlos en caso de tratarse de arquetipos disfuncionales, asanas de yoga  e ideas para su evocación en caso de tratarse de arquetipos funcionales, su relación con el sistema de chakras, poemas y otras reflexiones relacionadas con cada uno de ellos.

Poema de Jacques Leclerq

Necesito acogerme y amarme
a mí mismo humildemente,
pero por entero, sin restricciones:
sombras y luces, dulzuras y cóleras,
risas y lágrimas, humillaciones y orgullos,
reivindicar todo mi pasado,
mi pasado no confesado, inconfesable...


Bibliografía

  • Pearson, C. (1992). Despertando los héroes interiores. Editorial Mirach.
  • S. Pearson, C. (1991). El Héroe Interior, Arquetipos de Transformación. Editorial Mirach. S
  • Wauters, A. (1996). Los Chakras Y Los Arquetipos, un viaje hacia el autodescubrimiento y la transformación. Editorial Edaf.
  • Leblanc, E. (1998). Psicoanálisis Jungiano. Ediciones Gaia.

http://www.teresatomas.es

Comentarios

Entradas populares